Month: October 2013

El hermano mayor…

image

Después de un rato sin escribir nada regreso, lastimosamente no con lo más agradable; pero con algo que si busco escupir de alguna forma. Esta vez ni me voy a preocupar por mi gramática ni ortografía (ni que fueran tan buenas de todas formas).

Me pregunto : cuantos pasamos por la situación de ser los hermanos mayores? incluso los primos mayores, de la familia (de 7 hermanos e incontables primos). Muchos dicen “son los consentidos, pues son los primogenitos”, bueno si, quizás si; pero he aquí los secretos que muchos obvian, aun estando justo a la luz de todo.

Se siente de lo mejor ser consentido, aquel que diga no gustarle es un vil mentiroso haha, aun más cuando es familia; lo que no te dicen es que: la presión y exigencia son máximas, esto sin mencionar la responsabilidad. Esperan de ti un alto grado de responsabilidad, ejemplo, que estudies y te esfuerces; pero el que más me ha resultado difícil ha sido el de no decepcionar. Mi familia dice: “no es tu culpa” pero es increíblemente pesada la carga de no ser el hermano mayor que se tiene que ser, de no estar allí en el peor momento de la vida de tu hermanito (uno al que sólo llevo un año) y reprocharte constantemente que lo permitiste.

He vivido una reciente “epifania”, dirían a los que les gusta utilizar palabras rebuscadas, yo solo le llamo “caída en en el veinte”. Caí en el veinte de muchas cosas, entre ellas: a que familiares soy más cercano, (son 3, nada mas), que he estado haciendo mal, que no he estado haciendo en lo absoluto y quedarme callado mientras veo mi mundo desmoronarse en pedazos. Todo esto por la combinación de algo que acontecio y lo que la mujer que amo me dijo. Es tan fácil expresar lo que uno siente, al menos para mi, y aun más si es algo bonito. Pararse frente a tu familia y explicarles cómo te duele tu carga y como tienes un pánico desmesurado cuando ves que todo se está saliendo de control entre las personas que más amas, es lo más difícil que nadie jamás podría hacer.

Explicarle a tus hermanos como te has equivocado y reconocer que no has estado a la altura de las exigencias para con ellos, es terrorífico, jamas hice algo que me diera más miedo que eso. Ser un espejo del “que no hacer”, no es fácil.

” Es madurar” dirían algunos, yo le llamo:reconocer demasiado tarde de lo que no debi hacer.

Dicen que los hermanos mayores son como maestros para los más pequeños, no lo veo así, quizá podría llamarme “scout”, como quien camina al frente del pelotón en un campo minado donde nadie sabe donde están enterradas, pero es quien tiene que hacerlo para guiar a los demás y no pisen donde no hay que pisar. Requiere de coraje, valor y una seguridad que nadie más posee, pero sin el lujo de permitirnos perderla en algunos momentos.

Otra cosa mu difícil es aconsejar. Siempre he dicho que: no hay que ofrecer un consejo que uno mismo no seguiría, sino no tiene sentido ni credibilidad, además de que a veces parece que nos toca hacer la prueba y error para poder decir con autoridad “no lo hagas! “.

Es difícil, extremadamente difícil tener que ser directamente responsable de una familia cuando tus padres no están. Pero rendirme no es una opción, aceptar mis errores es una obligación y ser mejor persona es mi mayor responsabilidad. Jamás se es demasiado tarde dicen, no sabre decir si eso es cierto porque considero que me di cuenta demasiado tarde; pero tengo la certeza de que ahora seré el hermano mayor que jamas antes fui. Me pregunto: q cual será la situación de otros hermanos mayores y si el agobio no los a consumido?

Ya hice lo más difícil: confesar mis pecados. Ahora en las manos del señor, seguiré adelante y jamas desfallecere, por lo que más amo: mi familia.