Month: February 2014

Tocando fondo

il_fullxfull.384465684_lpi4

He aprendido con el tiempo, y por experiencia propia, que cada persona tiene su propio fondo. Todos diferentes, tan variados, como en drogas, alcohol, o hasta mas complejo, psicológicos. Es relativamente fácil dar un consejo, escuchar a alguien y hasta dar un punto de vista de como solucionar un problema; pero ¿que pasa cuando uno esta mas confundido, aturdido y hasta un poco paranoico? Puedes hasta saber muy bien lo que quieres y como lo quieres, y hasta como obtenerlo, y aun así terminar pensando: “¿como putas llegue hasta aquí?”

Una vez dije que a veces hay pequeños errores que no parecen importantes en el momento, pero que cuando vemos, en retrospectiva, la cantidad de estos “pequeños” errores es tan grande, que lo que parecía “inofensivo” resulta una brutal acumulación de lo que ya no se puede cambiar. Promesas que parecían difíciles, pero asequibles, y resultaron imposibles, no porque no se supiera como superar lo que las obstaculizo o por falta de voluntad, sino porque se dio por sentado que una situación, persona o condición no cambiaría jamas. Irónicamente ser del tipo de persona que presta atención a los detalles, a veces, resulta en que por fijarse mucho en algo, se ignoran otras cosas, que acumuladas, resultan ser extremadamente importantes. Incluso aquello que se hace con una buena intención resulta tener una reacción que no se espera y mucho menos se desea.

Cosas que ya no se pueden cambiar, muchas otras que se lamentan, pero no se pueden desaparecer. Enmendar errores no es de cualquiera, pero es la necesidad de muchos. Decisiones que tomar, aun cuando sentimos que ya nada puede recuperarse. Dicen que la fe es lo ultimo que se pierde, pero yo digo que es la voluntad lo que no te podes dar el lujo de dejar que se escape, después de todo no existe la fe sin la voluntad de tenerla.

Cambios, drásticos, son a veces muy necesarios, el apoyo es algo que se pide a gritos, pero hay muchas cosas que dependen de uno solo. Siempre dije que una vez metido en el problema no vale la pena la angustia cegadora, sino mas bien hay que “olvidar” (porque al final no se puede) como se llego hasta ahí y es mucho mas lógico, por no decir productivo, concentrarse e invertir ese tiempo en al solución o enmendadura. Lo hecho, hecho esta.

Me ha tomado mucho tiempo y demasiados golpes, de todos los tipos y sabores, llegar a darme cuenta que toque mi fondo. Pero, como dicen, desde el fondo ya no hay mas camino que para arriba; es tiempo de comenzar a ir hacia arriba.

Alguien alguna vez alguien dijo: “el primer paso, y el mas difícil, es aceptar la verdad.” bueno, si me lo preguntan, en realidad es mas difícil identificarla, entenderla y entonces aceptarla. Quizá, y hasta espero, que este sea yo aceptando la mía. No dejare de ser quien soy, pero definitivamente estoy por encontrar y llegar a mi mejor versión.

Enmendar no es lo unico, soñar no es lo mejor, actuar y lograr es lo que te pido mi Dios.

La familia.

wpd6625319_05_06

Estoy totalmente de acuerdo cuando una persona dice que lo mas importante, ademas de lo primordial en esta tierra, es la familia; pero, ¿que pasa cuando la familia se convierte en lo que te atormenta?

Amo a mi familia, con el alma, corazón y vida. Doy gracias a Dios por la familia que me ha dado cada vez que puedo, especialmente cuando tienen que soportar mis imperfecciones y, aun mas, porque no me han abandonado cuando he cometido los peores ‘errorazos’.

Ahora me hicieron darme cuenta de como, en muchos casos, la familia no siempre apoya a algún miembro de ella por diversas razones, creo que cualquiera dira: “eso pasa”. Bueno, doy gracias a Dios que a mi no y de ahora en adelante voy a valorar mas lo que tengo para no perderlo, o peor, arrepentirme cuando sea demasiado tarde. Jamas logro dar cabida a la idea de que existan familias que no se apoyan los unos a los otros.

Hay una filosofía que se utiliza en los lugares de trabajo, que es una de las mas efectivas para incrementar la productividad de las personas que trabajan en ella, es la de incentivos y, mas importante, reconocimiento. Si el empleado se siente valorado, aceptado y se reconoce su esfuerzo en el trabajo, este responde muy bien y se vuelve satisfecho, feliz y, por ende, productivo. Esto mismo, por tonto que pueda parecer la analogía, se aplica en un ambiente familiar. ¿a quien no le gusta que se le aplauda un logro? ¿a quien no le gusta que sus padres le hagan saber lo orgullosos que están? ¿a quien no le gusta la satisfacción de saber que es un buen ejemplo en su familia? ¿a quien no le gusta una buena cena familiar para celebrar una meta alcanzada? (entre otro miles de preguntas que podría escribir) por mas ‘insignificante’ que pueda parecer.

Conociendo muchas situaciones familiares de amigos y no amigos he aprendido que hay familias en donde el favoritismo destruye, emocionalmente, a una persona. Otras veces el simple desdén, que no concibo, de la propia familia hacia alguno de ellos.

Recuerdo pasar por la etapa donde creía que nadie me comprendía e ingenuamente me resentí, hasta que se dio el momento en el que comprendí que era solo mi imaginación. Ver como familias ignoran totalmente el estado emocional de alguien, el desinterés por sus sentimientos, escucharlos decir: “el/ella es fuerte, si no, ya me habría contado algo” solo porque lo/a ven sonreír, cuando por dentro esa persona pide a gritos que alguno de ellos se acerque y le pregunte: “hijo/a, ¿como estas? ¿estas bien?” o un simple: “siéntate y platícame como estas.”

Conozco a gente con sus carreras hechas, independientes, con buen trabajo, adultos (si padres, eventualmente creceremos y nos iremos) y que viven con sus padres para ayudarlos, pero mueren de ganas de salir huyendo a hacer sus propias vidas. Los padres diciendo cosas tan estúpidas como: “con esa actitud no vas a llegar a ninguna parte, todo lo que hice por vos y sos un/a mal agradecido/a.” cuando el/ella ya son alguien, ya tienen carreras y ninguna obligación de ayudar a nadie. Padres que solo creen que tienen que brindarle una educación a sus hijos y utilizarlos como un futuro “seguro” para que ellos los mantengan en su vejez. Les informamos padres que no tenemos ninguna obligación de hacerlo, y mucho menos ustedes el derecho de pedirlo; porque somos sus hijos y los amamos, simplemente y sencillamente vamos a ayudarles siempre, siempre que podamos. En las buenas y en las malas, nos odien o nos amen.

Otra cosa que jamas he comprendido es la actitud de hermanos/as resentidos y, sin saber porque, envidiosos del otro. ¿como hermanos o hermanas vienen a sentir envidia de lo que el otro tiene, logra o sabe hacer? ¿porque envidiar el amor que los padres le demuestran al otro? hermanos/as les informamos que nuestros padres nos aman a todos y punto. Habemos hijos mas expresivos y cariñosos para con nuestros padres y padres que responden de la misma forma al trato que uno les da. No es preferencia, es la personalidad (por supuesto que existen excepciones)

Lo cierto es que, independientemente, de la familia que hemos tenido la suerte de ser parte. Es nuestra actitud, personalidad, trabajo y esfuerzo lo que hará que todo valga la pena. Admiro enormemente a los que han logrado mucho mas que muchos en su familia, yendo contra la misma familia. Viendo eso aprendí que, no importando el trato de la familia, es uno quien toma la decisión de seguir adelante o quedarse a que la depresión los venza, por sobre la responsabilidad. Tengo tanto que aprender de estas personas, como jamas darme por vencido. Como dedicarme mucho, mucho mas a mi familia. No dejar de lado mis sueños ni metas, ni mucho menos, el trabajo. Agradecer a Dios siempre, amarme para poder amar correctamente a quienes me aman (familia o no)

A los que tienen o se identifican con este ‘problemita’ les digo: no se den por vencidos, busquen, encuentren y consigan lo que quieren, persistan, perseveren todo lo necesario hasta llegar hasta donde quieren. No dejen de amar a sus familias, acéptenlos tal y como son y si son malos, solo asegúrense de que ustedes no lo sean cuando formen la suya.

Sus logros y, mas importante, felicidad depende única y exclusivamente de ustedes. Después de todo ustedes disfrutaran sus logros, este o no su familia.

Como me dijo una vez el padre Pierre: “están hablando de lo que no has logrado, significa que te están poniendo atención. Demostrales, logralo y callales la boca… No dejes que ganen.”

Jamas he pretendido ser perfecto, jamas lo seré, pero he aprendido a corregir y a ser mejor persona. Jamas me rendiré y con la mano de Dios sosteniéndome, dándome fortaleza y el apoyo voy a ser y moriré feliz. Para mi familia y con mi familia.