A ella: cuando te veo a los ojos

Es tan fácil sentirse vencido, como que el mundo se viene encima. Como que todos se apoyan en mí y a nadie le importa.

Estoy loco, lo admito, pienso y siento que no puedo ser suficiente para ti y tu vida. Se siente como si ni tu pudieses salvarme o estabilizarme. Luego, cuando te veo a los ojos, me doy cuenta de que todo va a estar bien. Sos quien me da fuerzas, sos quien me da vida y me hace seguir hija.

Mucho dolor puedo sentir, mucho tiempo puede pasar, pero cuando llego a verte todo eso desaparece, no existe nadie más que tú y yo. Cuando te miro me convenzo de que sabes que soy una especie de guerrero. Me mantienes cuerdo.

Aun cuando te llamo por teléfono y te reúsas a hablar me pareces una lindura, ayer me pediste que te llamará a las 5 de la tarde porque estabas ocupada viendo tv, llamé un poco más tarde (5:20 para ser específico), contestaste y tal cual promesa contestaste con tu hermosa actitud y hasta podía escuchar tu sonrisa.

Era uno de esos días donde me sentía cómo vencido, más de lo usual y como un ángel apareciste, una llamada y tu voz bastaron, para regresarme las ganas y tomar una decisión. Gracias hija. Te amo.
Sigue inspirándome por sobre todas las cosas, sigue reviviéndome una y otra vez.

FIRMA: PAPÁ.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s