Personal

A ella: una de esas noches

10418336_1501418786770832_341612374704803224_nEs una de esas noches amor donde me encuentro sin poder dormir. Ahora salimos a almorzar juntos, fue simplemente perfecto, como todo el tiempo que paso contigo. Mañana (o debería decir más tarde, por la hora) iremos a almorzar de nuevo.

Recién termine de ver una película, que por alguna razón, me hizo darme cuenta (de algo que ya sabía) o más bien re afirmar que te amo más que a nadie en esta vida, que todo lo que necesito tener en mi diario vivir eres tú. Me hizo  darme cuenta de que no importa cuantas veces me equivoque, eres tan maravillosa personita que estas ahí para mí, recordándome que puedo hacerte feliz.

Haha, sonrío enormemente al recordar que me llamaste como a las 9 de la mañana y dijiste: “papi, ¿te acordas verdad?” y te dije: “claro que si amor, no se me va a olvidar”. Llamabas para confirmar nuestra cita y me encantó. Tu mamá, que es una mujer maravillosa y que si tuviese que elegir de nuevo no dudaría un segundo en convertirla en tu madre, me ha venido regañando y pidiendo, con justa razón, por que te dedique más tiempo. Jamás permitas que pase un día sin que le recuerdes cuanto la amas.

Ahora me diste una pequeña sorpresa y me mostraste que ya sabes leer. Vaya sorpresita que tu mami no me había mencionado haha. Estoy ansioso porque comiences a leer mis cartas (o más bien tus cartas) y que sepas lo que aquí plasmo. Muchos dirán o pensarán: “debería de decirle las cosas en lugar de escribirlas” bueno la verdad es que siempre te las digo, solo he comenzado a escribirlas para llevar una especie de diario. En fin, me muero por verte de nuevo, abrazarte y decirte cuanto te amo. Llenarte de besos y abrazos (aún cuando te desesperen por ser demasiados haha).

Te amo hija, has sido, sos y serás todo para mi por siempre.

F. PAPÁ

Advertisements

A ella: tu soldado

Dicen que las batallas peleadas y sobrevividas son lecciones aprendidas. Mi teoría sobre ser padre va al punto de creer y decidir pelear ciertas batallas por ti hija. A veces, sé, que como padre voy a ser “ignorante” de tu sentir, parecerá que no comprendo o no quiero comprender lo que pasas o pases. No puedo hablar por otros padres, pero si puedo asegurarte mi pensar y mi sentir, amor.

Cuando llegue el día en el que tenga que intentar corregir, de la mejor manera posible, algo que, por experiencia propia, sepa esta mal voy, y quiero, ser quien pueda de verdad ayudarte. Decirlo de manera dulce o de alguna manera que no parezca incomprensión, sé que sabrás comprenderme, pues tu inteligencia es basta y se que tienes y tendrás un gran sentido común.

Quiero pelear esas batallas por ti, caer por ti, levantarme para ti y seguir para ti. Quiero que aprendas de mis desfalcos y valores las buenas cosas de todos los que te rodean. Eres detallista, ve más allá de lo obvio y malo. No dejes que nadie te vaya a hacer creer o convencer de lo que tus principios te dictan. No te limites, sueña y pelea por alcanzar tus sueños.

Pelearé las batallas que tenga que pelear por ti y siempre te ayudare en las tuyas.

Sueño con verte grande y dedicada a lo que haces, feliz y con muchos sueños por cumplir. Te amo hija y siempre estaré contigo.

 

FIRMA: PAPÁ

A ella: cuando te veo a los ojos

Es tan fácil sentirse vencido, como que el mundo se viene encima. Como que todos se apoyan en mí y a nadie le importa.

Estoy loco, lo admito, pienso y siento que no puedo ser suficiente para ti y tu vida. Se siente como si ni tu pudieses salvarme o estabilizarme. Luego, cuando te veo a los ojos, me doy cuenta de que todo va a estar bien. Sos quien me da fuerzas, sos quien me da vida y me hace seguir hija.

Mucho dolor puedo sentir, mucho tiempo puede pasar, pero cuando llego a verte todo eso desaparece, no existe nadie más que tú y yo. Cuando te miro me convenzo de que sabes que soy una especie de guerrero. Me mantienes cuerdo.

Aun cuando te llamo por teléfono y te reúsas a hablar me pareces una lindura, ayer me pediste que te llamará a las 5 de la tarde porque estabas ocupada viendo tv, llamé un poco más tarde (5:20 para ser específico), contestaste y tal cual promesa contestaste con tu hermosa actitud y hasta podía escuchar tu sonrisa.

Era uno de esos días donde me sentía cómo vencido, más de lo usual y como un ángel apareciste, una llamada y tu voz bastaron, para regresarme las ganas y tomar una decisión. Gracias hija. Te amo.
Sigue inspirándome por sobre todas las cosas, sigue reviviéndome una y otra vez.

FIRMA: PAPÁ.

A ella: mi carta de amor

Muchos buscan, sin éxito, el amor verdadero. Yo he tenido mejor suerte: te encontré, sin esperarte, sin buscarte y supe instantáneamente que es el amor más puro que jamás podré experimentar.

Doy gracias a Dios por poner las circunstancias a favor de conocerte, por amarte cómo sé que jamás amaré a nadie, por ponerte en mi vida, por dejarme ser la persona que luche por ti, por mantener bien y sana.

Tienes que saber que jamás espere encontrarte, no planee enamorarme tan profundamente. Me cambiaste la vida desde el día en el que te conocí, me has inspirado en maneras que jamás creí posibles, me has dado fuerzas cómo nadie más lo ha hecho.

¡Gracias! por hacerme reír, por hacerme llorar y por esas gloriosas charlas con las que me maravillo más y más de tu inteligencia. Por enseñarme el verdadero valor y darme una razón para vivir. Prometo luchar cada día que me queda de vida por que estés bien, prometo ser digno de tu amor, prometo serte fiel y quedarme contigo, aún después de muerto.

Has sido y siempre serás el lleno en los vacíos de mi corazón y vida. Te ruego no dejes que nada ni nadie te arrebate tu felicidad y mucho menos tu sonrisa, tu hermosa y maravillosa sonrisa. No dejes que nadie ni nada te venza, cuando veas atrás quiero que estés orgullosa de tu vida y de quien eres. Toma mi ejemplo, no para ser buena persona porque ya lo eres, ve mis errores y aprende de ellos, obvia lo bueno que haga y atesora las lecciones que de mi puedas aprender. Aprende de mis tropiezos y mis malas elecciones para que tu no tengas que experimentarlas.

Vivo por ti, eres lo que Dios planeo para mi. Vivo para ti, para que estés bien. Moriré por ti, sin arrepentimientos.

Mi amor, no busques la felicidad porque no vas a encontrarla, nadie la tiene, nadie es necesario para que lo seas, la felicidad no la tiene nadie más que tu y solo tu. Vive, elige y se feliz.

Prometo amarte toda la vida, prometo que voy a ganarme tu amor y ser digno de tu respeto. Sueño con verte triunfar en la vida y como soñador se que lo lograras. Ama a tu madre como yo lo hice, respétala y jamás dejes que pase un solo día sin dejárselo saber.

Te ruego continúes haciéndome reír, maravillandome, dándome fuerzas y por sobre todo sigue inspirándome con tu hermosa persona. Te amo, jamás lo dudes, jamás lo olvides.

firma: papá

El mejor juguete del mundo

image

Cuando crees que sufriste, has visto y vivido mucho, sucede algo o conoces a alguien que te demuestra que estas muy lejos de conocer el verdadero sufrimiento.

Hace poco más de 3 meses me aventure a lo que había sido siempre un sueño para mi: una fundación que ayude a gente de escasos recursos.  Gracias a esto, he conocido mucha gente nueva, algunos locos y otros un poco más cuerdos , pero muy buenas personas al final, adquiriendo muchos retos nuevos.

En una visita (dejando una silla de ruedas con un diputado con el que estamos trabajando) nos presentaron a un señor de escasos recursos en el Puerto de La Libertad; un señor humilde, viviendo justo frente a la gente, pero totalmente marginado por su condición; una persona viviendo en una casa con muros y techo de plástico, que solo ruega por un poco de comida y un par de laminas que fortalezcan la casa y detengan las goteras. Con un problema en sus pies que solo le permite transportarse en silla de ruedas. Vive con su hijo, un pequeño niño, que a pesar de las circunstancias vive feliz y tiene un mundo para él solo.
Un patio gigante, un río, animales “exóticos” a disposición personal y el mejor de los entretenimientos: una grandísima imaginación. Salí de esa gran residencia con una mezcla de sentimientos, algunos buenos, otros malos, pero no pude evitar pensar en lo irónica que es la vida con ellos viviendo a unos metros donde pasan demasiadas personas adineradas hacia sus ranchos lujosos en la playa, sin darse cuenta que hay alguien que sufre mucho, porque sueña con darle una vida decente a su hijo. Se que la situación esta lejos de ser única, pero es la que he conocido y me ha conmovido grandemente.

El descubrimiento.
Un armadillo (cusuco), una caja de madera para tomates, unas llantas de plástico (quebradas) y muchos engranes inservibles para meter en la misma caja, o debo decir camión, es todo lo que este hermoso niño necesita para divertirse y ser feliz.
Debo confesar que siento envidia por que ellos pueden apreciar la vida de una forma muy diferente a lo que yo puedo, ellos pueden apreciar cosas, que para mi son “burdas”, cómo una bendición y por ende mejor.

Hay muchos que pensaran que es una exageración o algo trillado, algunos extremistas incluso piensan estúpidamente que las personas con pocos recursos son un “mal necesario” sin darse cuenta de que son ellos quienes les dan todo lo que tienen, que si fueran listos, cuidarían de ellos en lugar de ignorarlos como lo hacen.
La grandeza de los sueños es lo que mueve al ser humano, es lo que nos mantiene queriendo más. Este camioncito solo me hace desear que los deseos y sueños de este niño no se apaguen nunca, después de todo hasta Enzo Ferrari comenzó su sueño con un carro de madera.

Carta a mi querida y admirada Carol M.

image

1 agosto de 2005.
Era un día normal, cuidaba la casa de un tío mientras andaba de viaje con mi tía y mis primos. Recibí una llamada que cambió mi vida para siempre.

Mi papá era la persona más cariñosa que jamás conocí. Amoroso, trabajador, curioso, amante de la mecánica automotriz, aun más amante de su país y, claro, totalmente enamorado de sus hijos. Es así como lo recuerdo.

Recuerdo sus historias de el CICR (Cruz Roja Suiza) cuando trabajó con ellos en epoca de guerra. Lo recuerdo siempre contento, con una gran sonrisa, enojado cuando le tocaban sus ‘botones’  haha. Para surte mía soy su viva imagen. Tanto me parezco a él que gente en la calle se acercaba a mi preguntandome, sin haberlos visto jamás, si yo era su hijo, situación  que siempre me gustó.

Recuerdos incontables y lecciones que jamás olvidaré.

Como toda buena historia hay un lado oscuro en todo esto, cosas por las que me siento culpable. Desde que mis padres se separaron y me mude con mi madre a los 11 años y medio cometí muchos errores para con mi padre, el que más lamento: no visitarlo tanto como debía.

31 de julio, 2005.
Era la fiesta de 15 años de mi prima, ‘pachangon’ por todas partes y el mejor día de mi vida al lado de mi papá. Yo era chambelan haha, el mas viejo de todos por cierto. Bailamos y nos molestamos con mi papá y reímos sin parar. Jamás lo vi bailar antes hasta ese día y siempre sonrío al recordarlo. En fin, terminó la fiesta, todo mundo se despedía. Llego ese momento de regresar a casa con mi mamá y despedirmede mi padre.

Una promesa que hice demasiado tarde.
Cuando me despedía de mi padre, como era costumbre, me apretujo con todas sus fuerzas, me dijo que me amaba y dijo: “por favor hijo, ven a vernos más seguido, no esperes meses para regresar” estaba consiente de que era un error no hacerlo seguido y le dije: “si papá, te lo prometo” promesa que hice de corazón.

1 Agosto de 2005, alrededor de las 10 de la mañana.
Dicen que todo sucede cuando un menos lo espera. Desearía jamás haberlo vívido.

Estaba limpiando y ordenando una librera y recibo una llamada de mi hermano, Oscar, y lo que aconteció fue más o menos así:

Yo: que ondas bro, ¿como estás?
Él: bien aqui hermano, ¿donde estas? (con un tono de voz sereno, normal)
Yo: en la casa de tito (mi tío)
Él: ah ya, mira, tengo que decirte algo del viejo.
(mi corazón se detuvo inmediatamente, sabía que no era bueno por la solidez en su voz)
Yo: ¿que le pasó? ¿chocó? ¿está bien? Con voz obviamente quebrada y desesperado (pues manejaba una coaster)
Él: se nos fue el viejo. Lo mataron.
Yo: mi mundo se detuvo, un silencio ensordecedor invadió aquella casa vacía y después de un segundo grité: ¡NO! ¡decime que no es verdad’ ¡no puede ser! ¡no! ¡no!
Él: necesito que seas fuerte. (aun con su voz calma, siendo fuerte por mi), llama a mamá, que vaya por vos.
Yo: (mientras mis piernas flaqueaban y caía al suelo) llamé a mi casa, contesto mi padrastro y le dije: Memo, Oscar me llamo, se murió mi papá. Escuché en el fondo: Lupe, se murió William, un grito de pavor de mi madre y me dijo: ya vamos para allá.

La espera se sintió eterna hasta que el timbre sonó, el primero que entró fue mi mejor amigo, Carlos, jamás olvidaré que estuvo conmigo y no se me despego hasta que estuve mejor, inmediatamente después mi madre me abrazo, en llanto, y le dije: mami, mi papá. Y nos fuimos para Apopa.

Silencio en el camino, ojos en mi y palabras esporádicas de ánimo. Llegamos a Apopa. Me informaron que el cuerpo de mi papá yacía en una intersección de San Salvador, sin vida y medicina legal brillando en su ausencia. Lo asesinaron de dos disparos en el pecho. Cuenta el relato que habían disparado a un chero y cuando vieron que mi papá trató de socorrerlo, lo vieron y regresaron a asesinarlo (por nada).

Llegada la tarde, por fin, su cuerpo llego a la casa de mi tía. Todos visiblemente destruidos, el era el mayor de todos los hermanos (al igual que yo). Mi abuela más enojada que triste, reclamandole: ¡le dije que su altruismo lo mataría algún día, le dije! (no puedo ni imaginar su dolor al ver a su primogénito sin vida).

Luego vi a mi hermano gritando sobre su ataúd, sin poder creerlo, impotente, indefenso.

Luego que él se alejo decidí que era mi turno para verlo postrado, en apariencia tranquilo, me puse de pié y justo cuando iba a caminar mi mamá me detuvo y, como toda madre al rescate oportuno, y me dijo: no lo veas allí, recordalo con vida, riendo, bailando, como lo viste ayer. No quiero que la última imagen de él en tu cabeza sea en esa caja. Mi heroína como siempre, gracias mamá. No tengo ningún recuerdo de mi padre sin vida, en lo que a mi concierne, pudo solo haber desaparecido en lugar de morir.

Mi querida Carol, lamento tu perdida, y conozco de primera mano por lo que estás pasando. No es fácil, es extremadamente doloroso, y tengo una mala noticia, el dolor no se quita, solo se aprende a vivir con el. Te confieso que soy un persona usualmente fría de sentimientos, pero ahora me es imposible ver una simple película que se trate de la historia de un padre sin soltar unas cuantas lágrimas. Los días del padre no son lo mismo. Pero puedo garantizarte algo: aprendí y aprenderás a valorar más a la familia, a quienes te rodean e identificaras mejor a quienes de verdad le importas. No es fácil, pero nada que valga la pena lo es.

Él jamás conoció a mi hija y sería capaz de dar hasta mi última gota de sangre por verlo sostenerla al menos un segundo.

Tienes que saber que te admiro mucho, siempre te he visto como un ejemplo a seguir, te veo y se que eres muy fuerte, aprenderás a vivir, como yo lo hice, con esto. Aprenderás a valorar más las relaciones, especialmente las familiares.

¿Sabés? sigo cometiendo el mismo error que cuando el vivía, desde su entierro, no he vuelto a su tumba, va a cumplir 9 años ya desde que me lo quitaron y aún me cuesta creer que ya no está. No sé si es que solo soy cobarde o es solo que tengo miedo de sentir y revivir aquel dolor que sentí entonces. Solo espero que tu seas más fuerte que yo en ese sentido.

Él siempre va a cuidarte y a tu familia, desde donde esté, estoy seguro que mi papá nos cuida, especialmente a mi hija, Sophie.

Quiero que sepas que puedes contar conmigo para lo que sea, se fuerte, como tu padre lo habría deseado. Dios te bendiga mi querida Monroe.

Porqué el mundo necesita locos como nosotros

out_of_the_box

En una de tantas charlas con la gente que me rodea le dije a alguien: “sos loquita, por eso me caes bien…” le causo gracia y le dije: “hey, sin los locos el mundo no tendría las genialidades que tiene ahora…”

Ahora en día el mejor pagado en una empresa es el que tuvo una idea ‘genial’ la cual muchos (tristemente) habrán ofendido con un “estás loco man…”. De acuerdo o no, yo, como todos aquellos con un poco de apertura mental, no critico a esta gente sino que les presto mucha atención. Como dice Rene:

“Aunque suene raro, 
a los idiotas los escucho, 
pa’ tener a un listo que 
no dice nada, 
prefiero a un idiota que hable mucho 
y de todo lo que hable, 
alguna buena idea habré escuchado, 
de ésas que el sabio se guardó, 
por temor a ser juzgado…”

¿que habría sido el mundo sin un Steve Jobs? ¿Albert Einstein? ¿Tesla? ¿Sinatra? ¿Jacinto Convit? ¿Da Vinci? ¿Jesús?

Muchos fueron perseguidos, asesinados, encerrados y hasta torturados por, lo que prefiero llamar, su genialidad. Requiere mucho valor para dar tu punto de vista, saber que tienes razón o que tienes un punto de vista revolucionario y defenderle hasta la muerte. Tener esa convicción y que nadie te quebrante es lo menos que sueño tener.

Viendo en retrospectiva a todas estas personas que admiro me inspiro y me convenzo más de que no se trata de que mis ideales sean compartidos sino sean buenos y de impacto positivo. Que mi sueño de tener una fundación y ayudar a niños pobres, ahora compartidos con todos los involucrados en la misma, no es algo loco ni imposible. Como dijimos con unos amigos: “con o sin ellos vamos a seguir adelante…”

Se depende de la gente hasta cierto punto, porque no lo sabemos todo ni perfectamente completos, pero el hecho es que, como sin un sueño, sin una ‘locura’ y un ‘loco’ que la piense y se atreva a exponerla, los grupos, el mundo y la vida no tendrían sentido alguno.

Seamos locos, el mundo nos necesita urgentemente. A dejar de lado a aquellos que nos juzguen. No hay que ser perfecto, solo dedicado. Como dice el proverbio: “No importa cuantas veces caigas, solo importa cuantas veces te levantes…” Después de todo, como yo lo veo, la tenemos mas fácil que millones en el mundo porque somos Salvadoreños. Gracias xpressate.net por ser el loco equipo que me permite ser el loco que soy escribiendo.